7 Pues Dios no nos ha dado un espíritu de timidez, sino de poder, de amor y de dominio propio.