1 Así que tú, hijo mío, fortalécete por la gracia que tenemos en Cristo Jesús.