2 Cuando las langostas acababan con la hierba de la tierra, exclamé:—¡SEÑOR mi Dios, te ruego que perdones a Jacob! ¿Cómo va a sobrevivir, si es tan pequeño?