8 Y el SEÑOR me preguntó:—¿Qué ves, Amós?—Una cuerda de plomada —respondí.Entonces el Señor dijo:—Mira, voy a tirar la plomada en medio de mi pueblo Israel; no volveré a perdonarlo.