5 Después de esto miré, y en el cielo se abrió el templo, el tabernáculo del testimonio.