8 Cada uno de ellos tenía seis alas y estaba cubierto de ojos, por encima y por debajo de las alas. Y día y noche repetían sin cesar:«Santo, santo, santoes el Señor Dios Todopoderoso,el que era y que es y que ha de venir».