1 ¡Ah, princesa mía,cuán bellos son tus pies en las sandalias!Las curvas de tus caderas son como alhajaslabradas por hábil artesano.