8 Me dije: «Me treparé a la palmera;de sus racimos me adueñaré».¡Sean tus pechos como racimos de uvas,tu aliento cual fragancia de manzanas,