9 —¡Que viva Su Majestad por siempre! —exclamaron—.