3 Con sus propios ojos vieron aquellas grandes pruebas, señales y maravillas.