2 No te apresures,ni con la boca ni con la mente,a proferir ante Dios palabra alguna;él está en el cielo y tú estás en la tierra.Mide, pues, tus palabras.