20 Y como Dios le llena de alegría el corazón, muy poco reflexiona el hombre en cuanto a su vida.