6 No permitas que tu boca te haga pecar, ni digas luego ante el mensajero de Diosa que lo hiciste sin querer. ¿Por qué ha de enojarse Dios por lo que dices, y destruir el fruto de tu trabajo?