9 Y Jarboná, uno de los eunucos que atendían al rey, dijo:—Hay una estaca a veinticinco metrosa de altura, junto a la casa de Amán. Él mandó colocarla para Mardoqueo, el que intervino en favor del rey.—¡Cuélguenlo en ella! —ordenó el rey.