20 Pero el SEÑOR endureció el corazón del faraón, y este no dejó que los israelitas se fueran.