23 No me ofendan; no se hagan dioses de plata o de oro, ni los adoren.