22 —Hermano mío,a no te enojes —contestó Aarón—. Tú bien sabes cuán inclinado al mal es este pueblo.