8 En seguida Moisés se inclinó hasta el suelo, y oró al Señor