30 Pero Moisés se enfrentó al SEÑOR y le dijo:—¿Y cómo va a hacerme caso el faraón, si yo no tengo facilidad de palabra?