32 Pero una vez más el faraón endureció su corazón y no dejó que el pueblo se fuera.