8 Entonces el faraón mandó llamar a Moisés y a Aarón, y les dijo:—Ruéguenle al SEÑOR que aleje las ranas de mí y de mi pueblo, y yo dejaré ir al pueblo para que le ofrezca sacrificios.