17 Tú, sin embargo, sigues enfrentándote a mi pueblo y no quieres dejarlo ir.