30 Sin embargo, yo sé que tú y tus funcionarios aún no tienen temor de Dios el SEÑOR.