28 Una y otra vez fornicaste con los asirios, porque eras insaciable.