14 De una de sus ramas brotó un fuego,y ese fuego devoró sus frutos.¡Nada queda de esas vigorosas ramas,aptas para ser cetros de reyes!”Este es un lamento, y debe entonarse como tal».