28 Y cuando mi santuario esté para siempre en medio de ellos, las naciones sabrán que yo, el SEÑOR he hecho de Israel un pueblo santo”».