18 se alternaban los grabados de querubines y palmeras. Cada querubín tenía dos rostros,