19 Su destino es la destrucción, adoran al dios de sus propios deseosa y se enorgullecen de lo que es su vergüenza. Solo piensan en lo terrenal.