12 La ley no se basa en la fe; por el contrario, «quien practique estas cosas vivirá por ellas».a