26 Pero la Jerusalén celestial es libre, y esa es nuestra madre.