14 En efecto, toda la ley se resume en un solo mandamiento: «Ama a tu prójimo como a ti mismo».a