17 Cuando ya los habían sacado de la ciudad, uno de los ángeles le dijo:—¡Escápate! No mires hacia atrás, ni te detengas en ninguna parte del valle. Huye hacia las montañas, no sea que perezcas.