18 —Sírvase, mi señor —le respondió.Y en seguida bajó el cántaro y, sosteniéndolo entre sus manos, le dio de beber.