29 Un día, cuando Jacob estaba preparando un guiso, Esaú llegó agotado del campo y le dijo: