26 Luego le dijo su padre:—Acércate ahora, hijo mío, y dame un beso.