19 Labán le contestó:—Es mejor que te la entregue a ti, y no a un extraño. Quédate conmigo.