29 También Raquel tenía una criada, llamada Bilhá, y Labán se la dio para que la atendiera.