4 Pero la serpiente le dijo a la mujer:—¡No es cierto, no van a morir!