11 Entonces Lea exclamó: «¡Qué suerte!» Por eso lo llamó Gad.a