18 Pero en cuanto grité con todas mis fuerzas, salió corriendo y dejó su manto a mi lado».