18 De pronto, salieron del río siete vacas gordas y hermosas, y se pusieron a pastar entre los juncos.