30 —El hombre que gobierna aquel país nos trató con rudeza, a tal grado que nos acusó de ser espías.