29 Cuando Israel estaba a punto de morir, mandó llamar a su hijo José y le dijo:—Si de veras me quieres, pon tu mano debajo de mi muslo y prométeme amor y lealtad. ¡Por favor, no me entierres en Egipto!