24 y como anduvo fielmente con Dios, un día desapareció porque Dios se lo llevó.