22 Pereció todo ser que habitaba la tierra firme y tenía aliento de vida.