14 Para el día veintisiete del segundo mes, la tierra estaba ya completamente seca.