5 y las aguas siguieron bajando hasta que el primer día del mes décimo pudieron verse las cimas de las montañas.