La segunda queja de Habacuc

12 ¡Tú, SEÑOR, existes desde la eternidad!¡Tú, mi santo Dios, eres inmortal!aTú, SEÑOR, los has puesto para hacer justicia;tú, mi Roca, los has puesto para ejecutar tu castigo.