10 porque esperaba la ciudad de cimientos sólidos, de la cual Dios es arquitecto y constructor.