18 Por haber sufrido él mismo la tentación, puede socorrer a los que son tentados.